Letras para leer dormidos..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Letras para leer dormidos..

Mensaje  Ave el Miér 02 Jun 2010, 10:28

¿A quién, siendo niño, no le han leído un cuento para dormir?, bueno, tal vez a muchos no... ¿Quién, en su colegio, no leyó algún cuento?, sí, también existe quien nunca pudo ir a un colegio, quien nunca aprendió a leer... pero, ¿qué abuelo no le ha relatado historias a su nieto pequeñín para distraerlo un momento?, está bien, me ganaron!, hay quienes no tuvieron la dicha de compartir su niñez con unos abuelos... veo que me lo ponen difícil! Vaya, no les leyeron un cuento, no fueron al colegio, no aprendieron a leer, no tuvieron abuelos... y ¿amigos?, y ¿tíos?, o ¿hermanos?, ¿primos?, (el perro no habla, no puedo tomarlo de ejemplo!), ¿madrina?, ¿padrino?... ya sé!, no canten victoria!: la televisión!, ¿me dirán que nunca han visto un cuento por televisión?, sí, sí, hay quienes, lamentablemente, no poseen el don de la vista, pero, por Dios!, ¿me dejan continuar la historia?.

Imaginemos un mundo en el que todos, de una forma u otra, siendo niños, han sido fiel espectador de un cuento, ya sea que se lo haya leído su madre para dormir, o lo hayan leído en la escuela, o su abuelita se los contó mientras se hacía el pastel en el horno, o lo escucharon mientras su prima se lo decía a su hermanito, o... en fin... el perro se lo contó al gato, y éste a su vez se lo transmitió al canario, el cual se los cantó desde su jaula al amanecer siguiente y fueron capaces de entenderlo... uff!, qué difícil lectores son!, más complicado no me la podían poner!... ¿o sí?.

Nada de “esta era un vez”, o “cuenta la historia”, o quizá “hace mucho tiempo”... no, nada de eso. Dejaremos esas frases precisamente para los cuentos que alguna vez les leyeron cuando niños, ¿observaron bien las palabras?: “les leyeron cuando niños!”, porque les leyeron un cuento y se acabó la disyuntiva de la forma en que sucedieron los hechos, simplemente, cuando eran pequeños (sin que se sientan aludidos los bajitos de tamaño, por favor), les leyeron un cuento con el fin de mantenerlos tranquilos por un rato sin romper el adorno de la mesita, sin golpear al vecino, sin rayar las paredes o tal vez sin hacer una expedición con sus dedos en el interior de la nariz (aunque esa era una buena excusa para distraerse oyendo lo que les leían). En fin, mucho bla bla bla y la idea se me está desviando.

¿Nunca se han preguntado qué sucedió ese día?, ¿ese fastidioso o increíble día en que los sentaron para leerles el primer cuento?, ¿no se dieron cuenta de lo que ocurrió después?... lo sabía!, se quedaron dormidos y nunca supieron el verdadero final!, suele suceder. Pues sí, para tu información (y ahora me dirijo sólo a ti que me lees), te quedaste profundamente dormido y no escuchaste el final de la historia, y ¿sabes por qué no la escuchaste?, porque está mal conjugado el verbo, no es pasado, es presente, y más que presente es futuro, pues no has escuchado el final, sencillamente, porque la historia aún no ha terminado, al contrario, con ese primer cuento apenas inició la historia, la verdadera historia de tu vida, tu historia: comenzaste a soñar!, comenzaron tus sueños!, y tu vida cambió… ya no eras un pequeño que sólo sabía jugar con el osito o intentar armar algo con unos cubos de madera (sin saber exactamente qué), ya no eras quien agarraba un carrito y lo arrastraba por todos lados marcando con sus ruedas una vía que iba dejando atrás, ahora veías vías, carreteras enteras frente a ti… en el sofá, en la orilla de la mesa, en las trenzas de los zapatos de mamá y hasta en tu propio bracito. Ahora creías poder vivir en las ramas de un árbol donde construirías tu hogar. Ahora veías hadas en el jardín y sabías que la rana del estanque se convertiría en príncipe cuando alguna princesa lo besara (¿o podría ser al contrario?) y pasabas horas observando a la rana porque deseabas estar presente cuando eso sucediera. Ahora sabías que algún día podrías arroparte con un manto de estrellas al dormir y despertar con el abrazo y el beso de tu príncipe o princesa azul, en una nube rosa volando sobre el país de los deseos más íntimos, de los sueños más hondos que moran en las almas. Te convertiste en... un soñador!.

Esa es tu verdadera vida, la vida que sueñas, donde cada uno de ellos, tus sueños, son los que te motivan a seguir adelante porque crees en ellos y en que los puedes hacer realidad, sin saber quizá que esa realidad que quieres forjar se encuentra en ellos mismos y en la acción de soñarlos. Por eso la historia aún no termina, porque tú eres el protagonista de ese cuento de “fantasía” donde muchas veces crees que la verdad es aquella que día a día pasa ante tus ojos, forzándote a sumergirte en ella, dejando a un lado lo que anhelas, lo que deseas, lo que sueñas, pues muchos lo creen locura. Ese es el problema, dejar entrar las opiniones y conceptos de quienes ya no leen cuentos, porque son esas opiniones y conceptos los que cambian al soñador innato que somos y que eternamente seremos (porque eternos son los sueños), transformándolo en zombi de la vida que pudo ser y no fue.

Si hasta donde has leído crees que quien escribe es sólo una psicópata o estratega, que trata de confundir la mente de quienes leen para entusiasmarlos con la lectura con el único motivo de que lleguen hasta el final de ella, tal vez estés en lo cierto. Quizá ya es demasiado tarde y no valga la pena que continúes leyendo porque (y esto queda en secreto entre tú y yo) hace mucho tiempo que sabes el final de la historia, pues ya has despertado de aquel hermoso instante en el que te leían tu primer cuento. No sigas, te aburrirás, al final pensarás que perdiste el tiempo leyendo y, por consecuencia, terminarás mandándome a la mierda, te lo aseguro… ¿Apostamos?.

Pero si, al contrario, sabes que cada palabra que has leído es una verdad “verdadera”, continúa, porque cuando logres ver la última, despertarás, y sí, sabrás el final de estas letras, sin embargo, inexplicable e ilógicamente seguirás durmiendo, pero vivirás leyendo nuevas historias cada día, seguirás soñando, porque en cada sueño la vida misma se te entregará completa en tus propias manos y comprenderás que tal vez soñar no es de tontos sino simplemente de humanos, sí, de humanos, porque es verdad que eres humano, con un cuerpo de carne que te acompaña a donde quiera que vayas, un cuerpo de carne con un corazón y un cerebro, que si bien muchas veces no guardan equilibrio entre sí, si logras que entre los dos surja una sincera y honesta amistad, tu vida cambiará tan radicalmente que comprenderás tu pasado, tu futuro y, lógicamente, tu presente, en el cual paralelo a la vida, real o no, que llevas, emprenderás el camino a casa, para llegar a ella recibiendo la agradable sorpresa de una biblioteca entera esperándote en tu habitación, donde cada libro llevará impreso como título, en letras muy espléndidas, “yo”, por cada cuento que fuiste escribiendo de cada sueño que viviste soñando. Al final, dicen por allí que soñar es gratis y que el no hacerlo se paga con los mismos sueños porque dejaste de tenerlos, entregándoselos a una realidad falsa, permitiendo que, junto con los ya soñados un día lejano, se marchasen con el paso del tiempo y tomasen un camino totalmente distinto al que tú te empeñaste en tomar cambiando la historia y volviéndola a cambiar una, otra y otra vez, pero sin llegar a lograr lo que anhelas, porque como no lo anhelas, como no sueñas... lógicamente tampoco existirá el final donde lo obtengas: si no hay efecto es sólo y únicamente porque no hay causa.

Llegado hasta aquí, te pregunto, ¿de dónde sacaste esto que estás leyendo? ¿te lo dio un amigo? ¿no es tuyo sino que simplemente lo está leyendo alguien? ¿lo descubriste en cualquier lugar en un momento cualquiera? ¿lo trajo tu perro de la calle y por curioso se lo quitaste para saber qué era? ¿lo dejó un angelito en una mesa de la casa?... (allí vamos otra vez al principio...), está bien, no vuelvo a lo mismo, simplemente quería saber tu respuesta pues, para sorpresa tuya, hay una sola... ¿no sabes cuál es?, sí lo sabes.. Estas líneas te las envié yo, desde donde me encuentro, porque aquí donde estoy pude ver que necesitabas un cuento, unas letras que leer por estos días y descubrir lo maravilloso de tener recostada tu cabeza en la almohada del vivir o redescubrir que aun hoy puedes hacerlo y soñar tranquilo sin tiempos verbales, o tal vez tomando de ellos sólo uno, el futuro, para convertirlo en tus sueños. Aun así, de cualquier forma que hayas tomado estas letras, ya no estás en el mismo punto donde te encontré cuando comenzaste a leer la frase “¿a quién, siendo un niño, no le han leído un cuento para dormir?”, pues jamás somos los mismos en cuanto al minuto que dejamos atrás. Éste es tu cuento, tu historia, tus letras, o simplemente ese punto en ellas en el que, sin necesidad de ser el punto final, te invita a seguir soñando, porque no hay cabida para un final si logras comprender y aceptar que en cualquier giro que des dentro de tus propios sueños, estaré, mientras me dejes ser parte de ellos... Pues más allá del tiempo y del espacio, vivimos juntos en un eterna frase: …soñar es gratis, no hacerlo se paga con los propios sueños!...

¿Qué dices? ¿Le abres la puerta de la esperanza a tu vida permitiéndote soñar y esforzándote por hacer esos sueños realidad en medio de opiniones y conceptos ajenos?, ¿o te vas por el camino más fácil?... ¿No sabes cuál es ese camino?... Sí, lo sabes y perfectamente: terminar de leer estas líneas diciendo tú las últimas palabras, las más sencillas de decir en vez de afrontar… Dilo, miéntete a ti mismo una vez más y dímelo, dime: “vete a la mierda!”... ¿Fáciles de decir, no?, pero es más que posible que, lamentablemente, se conviertan en la causa de un efecto totalmente innecesario...


Firma: Morfeo


(Dios me libre de ser Morfeo!... Tenías razón, quizá soy solo una psicópata o estratega que quería que terminases de leer lo que escribió, pero que cree fiel y firmemente en cada palabra que plasmó. Tuya las palabras... Tuya la historia... Tuya la libertad de volverme a mandar a la "pila de excremento"... Mía la de qué hacer con ello. ¿Apostaste?... Gané!).

Wink

Ave
Moderadora

Mensajes : 11
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.