RELATO GANADOR DEL 1º CONCURSO DE RELATO CORTO, ESCRITO POR MAKA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RELATO GANADOR DEL 1º CONCURSO DE RELATO CORTO, ESCRITO POR MAKA

Mensaje  Admin el Miér 11 Mayo 2011, 12:20

El pájaro azul en la Isla de Pascua (Chile).

Mi nombre es Julia y este relato es la historia de mi vida llena de brumas…

Siempre hay en mi alma un lugar oscuro y frío donde suelo acudir a esconderme del mundo; allí me convierto en nube, en una nube inmensa, blanca, una brizna de ensueño que me permite pasear por el espacio y contemplar el esplendor de las noches sin luna, puede que sean los últimos esfuerzos para llegar a la cima, puede que ese imposible no esté ya a mi alcance… y el guiño no sea suficientemente fuerte para agarrar esa ola que aunque alta no es tan poderosa que por su belleza ella cree ser, puede, que se rompa, que se deshaga en un murmullo, que yo ya no esté para consolarla en sus momentos bajos y no quiero que acabe destrozando mi corazón, no se da cuenta de que mis fuerzas por llegar a la cima están palideciendo, yo, que siempre había soñado con alcanzar las estrellas ¿Cómo he llegado a ser un mirar que solo mira?, ahora, soy un sombra que se inicia, una vida lejana…

Desde el fondo de mi alma fueron cundiendo las palabras, comencé a viajar, a explorar otros lugares, visitar otros amaneceres, otras noches pobladas de estrellas; algunos, fueron gratos recuerdos, aunque todos armados de un nuevo saber, olvidarla, enigma, desmesura, o ¿soledad?... Amor es querer acariciar la lluvia aspirando la humedad del aire, amar es hacerla mía, amar irremisiblemente, es ver al ser por el que miro el mundo; soy humana y nuestros paseos, los besos a la sombra de la fachada de ladrillos de nuestra casa, las manos siempre unidas, interrumpido por sus ojos velados de tristeza, que nunca entendí… nunca, tantos años sin conocerla, así… como chasquear los dedos… se rompió el cristal de nuestra unión. Ahora, navego en un avión junto a otras personas, quizá con pensamientos comunes y pensándote. Podías estar sentada a mi lado, sintiendo el suave balanceo de un viaje plácido que nos lleva al país de las maravillas, a ese lejano mundo que tú y yo deseábamos conocer; no ha sido así, has preferido alejarte, yo, ¿ voy en busca de un pasado? o por el contrario de un presente más pleno, lleno de colores, sonido,; de alegría. Contemplo las alas de las nubes, lágrimas involuntarias inundan mis ojos recordando los momentos felices de nuestro amor. Me he quedado dormida y sueño que aunque los sueños, sueños son, estaba aproximándome donde quería ir, a una isla llena de grandeza, de esperanza.

Un suave vaivén aligeró mi sueño, y me di cuenta de que a mi lado viajaba una señora portando un hermoso pañuelo adornando sus hombros. Elegante, pensé, vestida con falda a media pierna, suéter blanco, botas de media caña. Yo ocupaba el asiento número 20 G, según el boleto que todavía conservo, ella el 20 H y de golpe me encontré que unos hermosos ojos azules me observaban sonriendo, y dibujando media sonrisa entre sus labios gruesos de trazo casi perfecto. No me quedó más remedio que sonreír y saludar intentando salir de un sueño interrumpido. Intercambiamos frases y miradas, calculé tímidamente que ella tenía unos 60 años, yo, algunos más allá. Empezamos a conversar, los itinerarios eran coincidentes, así como nuestros hoteles y después de un fabuloso viaje intercambiando opiniones descendimos del avión y fue entonces cuando mejor pude admirar su esbeltez, sus hermosas caderas, la tersura de su piel; yo, pobre mortal, con los recuerdos a mi espalda, me sentí cerca de ella y mi corazón latió tal pájaro alado a la espera de su vuelo. Verónica ha aparecido como duende en la oscuridad, dándome vida, esperanza, y aunque no aspiro a perder mi identidad, soy incapaz de enarbolar signos de protesta alguna y por ahora sonrío a mi destino.

Paseamos por bosques frondosos, misteriosos, logrando percibir las criaturas que viven en ellos y que aunque sean parte de la naturaleza generalmente la gente no suele verlos. Verónica escuchaba mis comentarios y sonreía, yo le decía, la isla de Pascua (Rapa Nui) está muy cerca de la Polinesia, es el resultado de mera explosión, hace unos tres millones de años, de tres volcanes submarinos emergiendo a la superficie, por eso la isla es de forma triangular, tierra sin ruidos, tranquila donde habitan hadas y duendecillos que nos acompañaran siempre, cuidándonos. En aquel mismo instante un pájaro azul de reducidas dimensiones se posó en la rama de un árbol muy próximo, no quería que fuera el recuerdo de mi pasado, no lo era, sino el anuncio de que iba a suceder algo maravilloso, el sol comenzaba a ponerse, estábamos entrando en el solsticio de invierno. En el lugar se decía, que en esas fechas llegaba un hombre con tantos ojos como días tiene el año, duende que fascinaba a los niños. Verónica estaba embelesada por el misterio de la propia realidad. Nuestros deseos, nuestras carencias, nuestros sueños, nuestros errores, fueron desgranándose, estábamos construyendo el túnel de entrada y salida de nuestros destinos. Y el pájaro azul aleteando en su rama, centro luminoso y oscuro, nos observaba, intentando saber desde donde y desde cuando y quién le otorgaba el brillo de sus plumas… de pronto, vuela posándose en el hombro de Verónica, pareció acariciarla, después, huye, formando parte de las rocas que dominan el paisaje. El pájaro azul ha sido el presagio de un futuro. Llena de asombro, de temeraria no se me puede tildar, pero, en aquel momento sabía que había ocurrido algo sobrenatural, porque ese ser diminuto había voceado ¡ vive, atenta y de manera múltiple! ¡Comprenderás y tendrás que elegir!... Empieza a llover y regresamos a nuestro alojamiento. Al día siguiente paseando, dejamos que nuestros pies se empaparan de barro y se secaran al sol, yo deseaba ver el mar, sin saberlo lo estaba viendo en ella. Pensé en Alejandra, debo olvidarla y, ¿el sueño que estoy viviendo?... Verónica me dijo que tampoco sabía cual era su lugar en esta historia y yo ya no tengo aquel arrojo con el que me recuerdo, le pedí que tuviera un poco de paciencia, sencillamente, aún cuando nos habíamos enamorado. Hoy, nuevamente vuelvo a viajar a un país lejano.

De Berta tengo una promesa.


maka
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 73
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

http://alternativadial.foro-gratuito.org

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATO GANADOR DEL 1º CONCURSO DE RELATO CORTO, ESCRITO POR MAKA

Mensaje  DeGolden el Dom 15 Mayo 2011, 16:38

El pájaro azul es un relato lleno de las emociones de la persona que lo ha escrito.
Felicito a la escritora y me gustaría leer más.

DeGolden

Mensajes : 5
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/04/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATO GANADOR DEL 1º CONCURSO DE RELATO CORTO, ESCRITO POR MAKA

Mensaje  speedygonzalez el Dom 15 Mayo 2011, 18:20

Querida Maka:

Ya lo decia el Principito: “He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.” .
Precioso el relato, un abrazo.


speedygonzalez

Mensajes : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Speedy González.....

Mensaje  maka el Dom 22 Mayo 2011, 18:34

"Encender un farol cuando empieza la noche y apagarlo cuando comienza el día, se gana el respeto y la amistad del principito precisamente por eso, pero la realidad es que su compromiso y lealtad lo llevan a una situación absurda en la que enciende y apaga el farol cada minuto, que es lo que dura un día en su planeta. Sin tiempo para nada más, su "mundo" es muy pequeño precisamente por esto".

Estamos... y así debería ser, saber cuando es el momento y sin dilación actuar.

maka.

maka

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATO GANADOR DEL 1º CONCURSO DE RELATO CORTO, ESCRITO POR MAKA

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.