Preguntas en el caos...

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RECUERDOS EN EL SILENCIO

Mensaje  maka el Dom 20 Mayo 2012, 09:30


Te escribo esta carta después de una noche serena pensando en las burbujas de tus manos cuando me mimabas, en la dulzura de tus ojos silenciosos contemplando mi rostro febril, mientras, yo, imaginaba.
Ayer, junto a ti me sentí plena, rebosante de sueños que eran el umbral de mi vida.

Corrientes perdidas olvidadas en el camino, pero, no me dejan , paso a paso han vuelto a mi memoria, antaño, rodeada por tus brazos dejándome querer, haciendo el amor.

El hilo de mi vida se desprende de su flujo sin el anhelo de la luz y al igual que las flores se marchitan y el perfume se evapora, estoy muriendo, si, estoy muriendo.

Hoy, te he visto con otra.

Sensación de frío, pérdida vital de sensaciones, no seguir conviviendo contigo, anormal situación que se constata. ¿Cómo mi cuerpo va a dominar mi alma?.¿Qué debo abordar para no seguir vinculada a ti?.

Y me pregunto… ¿En que momento fallé?. ¿Me has amado alguna vez?.

En fin.

maka.

maka

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas en el caos...

Mensaje  Enreda el Dom 20 Mayo 2012, 19:12



Sucede que tendemos a pensar que las ausencias son nuestra culpa. Sucede que tendemos a sentir un vacío inmenso en nuestro interior y aprendemos la paradoja del agujero, más grande cuanto menos tiene. El amor se nos va y lo dudamos, como si hubiese sido una gran mentira. Creemos que nuestro cuerpo puede llegar a dominar el alma, esa salvaje que cabalga libre por nuestro interior, y que se nos escapa entre los dedos cuando nos hieren, como si la contuviese un globo que de pronto se pinchase. Ingenuas somos a veces. En realidad, son mecanismos de defensa, duele menos si pensamos que fue mentira, duele muchísimo menos si encontramos la causa en nosotras, y duele infinitamente menos si acabamos rompiendo los vínculos que nos sujetan a ella, la pérfida que se fue. Cuando el caos comienza a ordenarse, el alma comienza su regreso, tímida al principio, condenadamente firme al final, testaruda en querer volver a encontrarse en su espacio natural, donde gobierna por derecho propio. Y entonces todas esas sensaciones desaparecen y una puede pasar página en ese libro imaginario que escribimos día a día. Los manchones forman parte de él, así como los renglones torcidos, las palabras tachadas pero que se escribieron un día, y las inclinaciones según nuestro ánimo. Letra firme, letra temblorosa, letra dejada como nota al margen, todas valen, todas quedan ahí porque sólo tenemos un libro por vida que vivimos. Y no nos dejan usar borrador. Quisiera a veces empezar uno nuevo, o ser capaz de engañar al editor y dar un cambiazo de páginas. Quisiera no sentir como mi alma se escapa de nuevo. Quisiera no dudar de ningún amor por terrible que haya terminado. Quisiera que mi alma escribiera poemas y tocara el laud. Quisiera tantas cosas que mi querer piensa... Decido recostarme en ese árbol que domina el claro donde me he detenido, dejar el tiempo pasar mientras contemplo un cielo de nubes de cambiantes formas, y dejar de pensar. Pero mi yo es más fuerte que el tuyo, y entonces me pregunto...

Y tú, que caminas por esa playa de aguas tranquilas mientras clavas tu mirada en un paraíso perdido... ¿Qué te preguntas tú?


avatar
Enreda

Mensajes : 69
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

EL ARBOL DE LA VIDA

Mensaje  maka el Mar 22 Mayo 2012, 07:52





Humildemente reconozco que mi glándula pineal, es un coctel de disquisiciones semánticas, no reconoce conflictos, trastornos, que es qué, ni registra justamente la información, porque la involucro asociándola con la que tengo.

No puedo dejar de identificarme con ese complicado cuerpo-máquina al que se utiliza cómo y cuando quieres aquí y ahora, para vivir determinadas experiencias como ser ilimitado, pero si intento congraciarme con la conciencia, que me permite vivir experiencias relajadas y percibir más allá de los cinco sentidos.

No puedo dejar de identificarme con mi proyecto de vida tratando de dimensionar las pruebas, con respecto a los recursos que tengo.

No puedo dejar de identificarme con las experiencias que la han condicionado por entero, la utilizo como estrategia para mantener distantes mis sentimientos de los seres que antes he amado.

No puedo dejar de identificarme con mis sentimientos, impidiéndome a veces, abandonar lazos afectivos bajo el peso de la responsabilidad, abandono causado por el temor de no agradar, de no estar haciéndolo bien, de no ser la persona adecuada.

No puedo dejar de identificarme con múltiples dimensiones de la realidad, sean, simplistas, optimistas, desagradables… todas en su grandeza, intentando estar en mi conciencia lúcida.

Por las palabras de tu escrito, deduzco que repasas una y otra vez las mismas escenas de dolor continuado y febril de cualquier vida, llamas con desesperación y fuerza años de lejanía, encuentros, sin perder la paciencia,,, pero qué esperas, si no rastreas el pasado y buscas traumas, sólo tienes ( tus ) respuestas en el hilo de la vida, en el caos de la humanidad. Observar las vivencias, analizar los procesos que se abren en nuestras vidas que es una continua apertura de la propia conciencia. Biosensores no nos faltan para no desencadenar el caos, el acceso a realidades paralelas difíciles de asimilar o construir un pentagrama ligado a nuestros centros de actividad intelectual, emocional, motor sexual e instintivo de los humanos, muy atados a la tierra. Buscar el Todo armónico, el conocimiento trascendental que vincula al ser con su original sustancia, la chispa vital, puede que así no estaríamos tan obligados a inmovilizaciones y retrocesos.

Dudo que tu Árbol sea más fuerte que el mío.

¿Qué te preguntas?...

En fin…

maka

maka

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Hoy...nada :)

Mensaje  Enreda el Vie 25 Mayo 2012, 09:15

Suscribo en su totalidad el largo proceso que te lleva a pasar del cuerpo a la realidad, pasando por la conciencia o los sentimientos. Pero meditando sobre lo demás, infiero un error de percepción. Los repasos no son continuados, ni se suceden los unos a los otros sin vida en medio. Entre pregunta y pregunta, que últimamente sólo se producen cuando me posiciono frente a esta negra pantalla aún en blanco, curioso contraste que me fascina, suelen transcurrir escenas de una vida cotidiana ausente de pensamientos profundos, que requierirían quizás de mucho más ocio del que dispongo. Coincido en que el dolor intensifica las preguntas, pero eso es porque cuesta entender los por qué. Cuando te hieren a propósito, lo primero, lo natural, lo humano, lo inmediato, es lanzar un por qué alucinado. A veces la respuesta viene a continuación, otras tarda algo más, y sólo la ausencia de razones me lleva al caos. Hace unos días viví una situación así. Alguien me omitió y dolía, dolía mucho, sobre todo por la sinrazón y los costes. Ayer encontré el por qué preguntándome, analizando, recordando, dedicando todos mis recursos a ello, y de pronto todo tuvo sentido. Y dejó de doler. El gesto hosco dejó paso a una sonrisa de medio lado, y una frase en mi mente: hay que ser idiota! El caos provocado acaba teniendo su orden cuando todo se coloca en su lugar. Y te deja una sensación placentera, de paz, y creces dos centímetros más en una medición imaginaria mientras el hacha se hace muy pequeñita, como las de Famobil, y deja de tener poder. La felicidad es tan intesa cuando se produce que sólo permite vivirla, sentirla, gozarla, sin dar lugar a preguntas. Quién se pregunta nada cuando tiene un momento feliz. El caos es un impertinente compañero de soledades, silencios y largas noches, en las que puede reinar sin que nadie le perturbe.

Mi árbol de la vida, y no es distinto del de cualquier otro, está lleno de hojas verdes, momentos en que algo nace, un sentimiento, una sensación, algo nuevo y diferente, hojas que llevan mucho tiempo ahí, se han hecho fuertes, perennes, y hasta me permiten recostarme en ellas, ramas finas, que se parten al menor roce si no son protegidas a tiempo, ramas cada vez más firmes que aguantan sin quebrarse el peso de los golpes, y por útimo, un grueso tronco herido de cien batallas, pero que acaba en unas raíces fuertes y poderosas que le impiden caer. Detenerse a repasar cada dentellada del tronco es un ejercicio interesante. Ordena los momentos, te recuerda cómo apartarte del hacha la próxima vez, y sobre todo, al observarlo, distingues qué grietas pueden ser tapadas con la respuesta apropiada. Una muesca menos tiene mi tronco, feliz batalla ganada al pensamiento.

Con una sonrisa, hoy sí, me subo en mi columpio y dejo que el viento acaricie mi rostro. Ya estoy entera para buscar más respuestas, resultado de la suma de una mente inquieta y un tronco que reponer. Pero a diferencia de otras visitas anteriores, en que me sentaba frente a ti para extender sobre la mesa un caos que en ocasiones me abruma, hoy no me pregunto nada y dejo mi mente libre para danzar abrazada al viento...

avatar
Enreda

Mensajes : 69
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

RECUERDOS RECOBRADOS

Mensaje  maka el Mar 29 Mayo 2012, 11:48

Escribir es fascinante, crear, pensar, una historia, que es, o, que no, es tan significativo leer cada palabra, que acaba convirtiéndose en una herramienta abstracta. .Un mundo nuevo se abre a las miradas, ese papel en blanco lleno de sugerencias, de verdades, de opciones a veces simplistas, otras….. continuo proceso de apertura de conciencia, Despertamos del letargo una vez hemos hecho la elección del argumento, rastreamos los vericuetos de nuestro subconsciente y poco a poco vamos dejando entrever las vivencias de una vida, o de la propia, a veces con entera libertad, otras con miedo, pruebas, sentimentales, dolorosas, y me digo ¿cuál es mi elección? cuál es mi propósito?, siempre debemos asumir limitaciones o posibilidades elegidas, tenemos un alma alojada en nuestro cuerpo, hay que mimarla, sino se vuelve hosca, arisca, fría, yerma y debemos enseñarla a que lo conduzca en la medida escogida hacia su destino.
Tú hablas de la luna, yo de algo que no tiene fin. En la tierra no existe algo realmente grande, fuimos expulsados del vientre materno, creando en nosotros una serie de secuelas y efectos, “por ende”, ya adultos, la mayor parte de los actos de la conciencia guiados por el ansia, a veces derivan hacia resultados funestos. Nosotros damos cuerpo a nuestras ideas y así dilatamos el tiempo, vamos plasmándolas en el exterior y la vida va convirtiéndose en im-permanente. Contra más sensaciones queramos tener, más atrapados estaremos en la rueda del tiempo, formando una cadena que cada día nos aprieta más a la vida. Si escuchas profundamente el silencio, oirás, que siempre afirmamos nuestros valores, las conquistas,, como una forma de consolidar la sensación de nosotros mismos, así el ego se refina cual artificio de ajuste y decimos “hemos mirado mucho”, cuando no hemos visto nada o “hemos escuchado mucho”, cuando no hemos entendido nada. Catar la vida en su centro, es vivir y no continuar en la certeza de la vaciedad del alma. Yo giraba en torno a un sol central, que eras tú, y si adopto otras sensaciones transitorias nacidas del contraste y de la urgente demanda, lo hago para que en mí algo se perpetúe. " Fuí atravesando caminos de deseos y me volví por el camino del recuerdo".
Fue un día, un mes, de un año y ahí está, una linda historia.
Habíamos vivido juntas durante perpetuidades, cuando de pronto aparecieron en mi mente la sombra de los recuerdos, aquellas escenas, que a ultranza, marcaron nuestras vidas para siempre.
Andábamos despacio y abstraídas en la conversación, fueron instantes, pero de pronto no supe donde estaba, cuando el corazón me dio un vuelco, nada ni nadie existía a mi alrededor, delante de mí tenía una gran caja de cartón y mi nombre pintado en dos de sus caras, me atreví a abrirla, dentro un gran corazón circundado por 18 hermosas rosas rojas con un aroma distinto, a la par que un librillo de poemas, en su solapa escrito, “espera a la puesta de sol para leerlo, además, una breve nota, que decía… mucho”…
“mi vida ha quedado atrás y la luna no ha hecho acto de presencia dando fe del anhelo que siento por ti, te deseo, pero necesito un respiro”.
Combiné mis horarios para leer el librito (autor desconocido), lo hice con fruición. Descubrí la historia y participé en el reencuentro de mi vida, de ahí partió todo.
“Érase una vez un pajarillo,, juguetón y con ojitos redondos muy vivaces. Lo portaba en la mano una niña muy traviesa y la llevaba tan cerrada que el pobre padecía porque no podía respirar, pero de golpe,,sacudió su espléndido plumaje y se soltó de su encierro, echó a volar, alto, muy alto perdiéndose entre árboles. De pronto, se puso a lloviznar y en su quimera presintió la inminencia de un peligro y huye de su refugio hacia la manos de la niña que lo esperaba llorando”.

Moraleja... " Si pudiéramos hacer como los pajarillos que se guían por la luz del día, el aire y la naturaleza, o como las ballenas por ultrasonidos, los humanos cuando buscamos, cuando nos damos la oportunidad, nos hacemos esta pregunta, los nudos se desatan ¿qué hacemos?” y es que la mente requiere unas prioridades y dejar fluir la esencia independientemente del pensamiento”.

maka







maka

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Entre la luna y el sol...

Mensaje  Enreda el Miér 30 Mayo 2012, 07:03


Escribir... Maravilloso acto donde gana la capacidad que tenemos de comunicar ordenando ideas, sensaciones, sentimientos, frente a lo caótico del pensamiento. Este llega siempre saltarín, en sucesión de mensajes cortos que contienen información valiosa de muchas y diferentes fuentes de vida, mezclándose entre sí y formando nuevas imágenes que nos vienen dadas por ese batiburrillo de ideas y recuerdos, de momentos pasados y aquellos que deseamos vivir. La insoportable levedad del ser, frente a la pulcritud y el orden impuesto, escribiendo cada palabra, relatando cada historia vivida, conocida, o inventada, con letra firme y prefijada de antemano por unas reglas que no podemos obviar. Y curiosamente, cuando escribo, evito hacerme preguntas, seguramente por evitar que una sola respuesta se cuele entre líneas dando más pistas de las que de por sí se muestran solas, intrínsecas en todo acto que realizamos.

Curiosamente, leyendo que cuantas más sensaciones queramos tener, más atrapados estaremos en la rueda del tiempo, formando una cadena que cada día nos aprieta más a la vida, me veo reflejada en ayer mismo, hace unas cuantas horas tan solo en realidad, en que intentaba explicar eso mismo desnudando el alma. He coleccionado una sensación tras otra desde aquel día, muy lejano en el tiempo, en que siendo chiquilla descubrí el poder de la vida. Atesoro todo aquello que me hizo sentir más allá de la rutina, más allá de lo gris y aburrido de la nada. Equivocada, pensé que mis ideas eran más válidas que otras diferentes que me llegaban desde distintas mentes, y durante un tiempo, me hice fuerte defendiendo todo aquello que pensaba, llevando por bandera una verdad tan endeble como imposible de mantener sin otras verdades que la sostuvieran. Sea como fuere, he llegado hasta aquí con el mismo ego que nació cuando me supe grande, más allá de la propia tierra, pero quizás me vuelva a equivocar si afirmo que ese mismo ego es el que me ha sostenido en equilibrio sobre la delgada línea que separa la vida, del vacío del alma ajena. No nos está permitido, por definición, pensar en que es la nuestra la que está vacía y sin contenido. Nuestra prepotencia, innata y adquirida desde el mismo momento en que nos sabemos los mejores, quizás no sea nada más que un escudo que defiende la fragilidad de nuestro yo más profundo, aquel que habita desnudo en un rincón de nuestro ser, y que de ser alcanzado, resultaría cuanto menos, alterado, si no destruído. Acepto el ego como animal de compañía, es innegable que gravita a nuestro alredor comportándose en ocasiones como un impertinente y tenaz amigo que nos defiende de los malos, y descarto la soberbia, eso es cosa de otras, me digo en silencio para no herir.

Por eso evito girar en torno a ningún sol, consciente de que la fuerza de la gravedad pudiera ser tan fuerte que me viese irremediablemente atraída hasta el extremo de fundirme y convertirme en otro yo que no deseo ser. Demasiados años defendiendo al que conozco. Y eso me lleva a pensar en mi vagar por cielos y tierras, en ese momento del día en que me encuentro entre la luna y el sol y viceversa, como ese pajarillo que, sacudiéndose el plumaje, vuela libre hacia su destino. No me asustan los peligros, y evito volver a una cárcel por muy reconfortante que parezca comparándola con la tiranía de la vida. Pero esa valentía es ficticia, como todas. En ocasiones soy consciente de que evito la mano que me protegía en cada momento, para acabar refugiada en otra que, siendo distinta, me resulte desconocida y me permita acurrucarme sabiendo a salvo a mi yo desnudo, ese que no debe dejarse ver ni intuir porque es quien realmente necesita de todos los cuidados y escudos, ya que, expuesto, se vela como una antiguo carrete, sin posibilidad de mostrar imagen alguna.

Y después de este ejercicio de vuelo pausado a ras de tierra, sobrevolando cabezas ajenas y dejando una estela que cada vez se hace más larga e intensa, me guío por el viento hacia cielos más altos y tierras habitadas sólo por árboles que compiten por alcanzarlos, pienso en qué hacer y empiezo a preguntarme...vuelvo a preguntarme en realidad...

Y tú, que tienes la capacidad de mostrar tu esencia más allá de cualquier pensamiento...qué te preguntas tú?
avatar
Enreda

Mensajes : 69
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Preguntas en el caos........

Mensaje  Pilar_Picas el Vie 01 Jun 2012, 09:23

Me pregunto como somos capaces de tejer, una madeja de Ideas, entrelazamos con vuestras Ideas, está quedando un Mar de Ideas, a veces tiene fuertes Mareas, pero, leyendo otras se calma.
Seguiremos tejiendo.
Besos.
Picas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Pilar_Picas

Mensajes : 152
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/05/2011

Volver arriba Ir abajo

PICAS,... ESE MAR DE IDEAS

Mensaje  maka el Sáb 02 Jun 2012, 12:17

La diversidad de ideas son como botellas lanzadas al mar que nos inunda,.
Sumergirnos en nuestro mar interior, y/o perder la existencia, nos trae confusiones o una inmensa armonía, mientras, en tránsito, pueden ocurrir muchas cosas.
Si recupero el equilibrio, hace que piense que nunca permanece lo que somos, que nos reinventamos una y otra vez,.

maka


maka

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas en el caos...

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.